Hay una compleja transmisión  genética de la diabetes. Se hereda una predisposición a la enfermedad a la que se le suman distintos disparadores ambientales. Esto es cierto tanto para la diabetes 2 como 1, aunque más marcado en la primera. Los genes no bastan, un ejemplo de esto son los gemelos idénticos, si uno de ellos tiene diabetes 1 el otro la tiene en menos de la mitad de los casos, si se trata de diabetes 2 el riesgo es 3 de 4.

La diabetes 1, generalmente se hereda de ambos padres, es más frecuente en la raza blanca. Otros disparadores que se han estudiado son el clima frío, las infecciones virales y la alimentación: la lactancia parece proteger y  los alimentos sólidos ofrecidos precoz mente parecen predisponer a la diabetes.

En la diabetes 2 el rol de la herencia es más importante, aunque los factores ambientales muchas veces es determinante. Resulta difícil separar lo genético de lo ambiental porque también se comparte la forma de comer, el simbolismo de los alimentos, los modelos estéticos y la afición por la actividad física.

 

like-mother-like-daughter-funny-photography-fb

grandfather, father and son applying shaving cream --- Image by © Ole Graf/Corbis

Herencia en números:

Si un padre tiene diabetes 1, el riesgo de tener un hijo con diabetes es 1:17 y si es la madre 1:25 si tuvo diabetes antes de los 25 años y muchísimo menor si la tuvo después de esa edad y el doble si fue antes de los 11 años. Si ambos padres tienen diabetes 1 el riesgo es 1:10.

Si un padre tiene diabetes 2 el riesgo de tener un hijo con diabetes es 1:7 si la tuvo antes de los 50 años y 1:13 si fue después 50 años y de 1:2 si ambos la tienen.

 

Mi opinión?

La influencia de su herencia en la salud de sus hijos es una preocupación frecuente en las personas con diabetes. Las respuestas no son fáciles ya que la transmisión de la diabetes es compleja y estos números que a veces confunden y a veces … asustan, no son más que riesgos y los riesgos son probabilidades, no certezas. La herencia no es un destino. No está todo dicho, tanto en la vida como en la historia natural de la diabetes. Seguramente, en un futuro, podremos modificar los genes; hoy no podemos. Mi sugerencia es: Concentrémonos en las acciones que podemos hacer. Generar hábitos saludables en nuestra familia. Tampoco nos obsesionemos y pretendamos que vivan pendientes de la salud y sus cuidados. No podemos protegerlos de lo que no está en nuestras manos, como puede ser el inicio de la diabetes 1. Enseñemos con el ejemplo: Tengamos y promovamos una alimentación saludable, seamos activos físicamente y contagiemos.. No tengamos miedos infundados, porque como versan las palabras finales de un poema que me encanta: “Nadie establece normas salvo la vida”.

Autora: Nancy