La vacuna contra la gripe, ¿puede transmitir la enfermedad?

  • No

Las vacunas contra la gripe no contagian la enfermedad. Las vacunas que se administran con una aguja actualmente se fabrican de dos maneras: a) virus de la gripe que han sido “inactivados” y, por lo tanto, no son infecciosos, o b) o con un solo gen del virus de la gripe (a diferencia del virus completo) con el objetivo de poder producir una respuesta inmunitaria sin causar infección.

¿Por qué algunas personas no se sienten bien luego de recibir la vacuna contra la gripe?

Algunas personas tienen reacciones leves a la vacuna. Los efectos secundarios más comunes son dolor, enrojecimiento, dolor o inflamación donde se administre la inyección. También pueden presentarse síntomas como fiebre leve, dolor de cabeza y dolores musculares. Si se presentan estas reacciones, es habitual que comiencen inmediatamente después de la inyección y duren de 1 a 2 días En estudios “ciegos” realizados aleatoriamente, donde algunos recibieron vacunas inyectables inactivas y otras vacunas con agua salada, los únicos síntomas diferentes fueron un mayor dolor en el brazo y enrojecimiento en la zona de vacunación los cuales se evidenciaron en las personas que recibieron las vacunas inyectables contra la influenza. No hubo ningún tipo de diferencia en cuanto a síntomas como dolores corporales, fiebre, tos, secreción nasal o dolor de garganta.

¿Por qué algunas personas que reciben la vacuna contra la gripe sienten que se enferman y tienen síntomas de gripe?

Existen varios motivos por los cuales alguien puede sentir esto:

  • Pueden enfermarse a causa de otros virus respiratorios aparte de la gripe, como los del resfriado común, que causan síntomas similares y se propagan durante la misma temporada que la gripe. La vacuna contra la gripe solo brinda protección contra la gripe y no contra otras enfermedades.
  • Otra explicación es haber estado expuesto a los virus de la gripe que la provocan inmediatamente antes de haberse vacunado o durante las dos semanas posteriores a la vacunación, que es el periodo que el organismo demora en desarrollar la protección. Esta exposición puede ocasionar que una persona contraiga gripe antes de que la protección de la vacuna haga efecto.
  • El tercer motivo es haber estado expuesto a un virus de la gripe muy diferente de los virus contra los que se diseñó la vacuna. La capacidad de una vacuna para proteger a una persona depende, en gran medida, de la similitud o “coincidencia” entre los virus seleccionados para elaborar la vacuna y aquellos que circulan. Es decir que la vacuna no fue efectiva en ese individuo.

Tengamos en cuenta que en ninguna de estas tres situaciones los síntomas son causados por la vacunación.

Fuente: CDC 2019