Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y el Instituto de Investigación Biomédica de Girona (IDIBGI) han iniciado los ensayos clínicos de un proyecto europeo que busca tratar la diabetes tipo 1 mediante inteligencia artificial.

 

La iniciativa, conocida con el nombre de ‘PEPPER’ según sus siglas en inglés, nace con el objetivo de ir más allá de las herramientas existentes para ofrecer un sistema de soporte de toma de decisiones personalizado y simplificar el cálculo de la dosis de insulina.

“La tecnología portátil avanzada con la inteligencia artificial puede aliviar las cargas diarias de la gestión de la diabetes tipo 1”, han destacado los responsables de este proyecto.

 

Para ello, han creado una herramienta que realiza predicciones basadas en datos en tiempo real, recopiladas a partir de dispositivos portátiles, con el objetivo de empoderar a las personas a administrar su medicación más fácilmente.

Los ensayos clínicos tienen una duración de cuatro meses e incluyen pacientes de la Unidad de Diabetes, Endocrinología y Nutrición Territorial de Girona y del Imperial College de Londres (Reino Unido).

Actualmente en Girona participan cuatro pacientes con terapia de dosis múltiple de insulina administrada con plumas inyectoras y tres pacientes con terapia de infusión subcutánea de insulina.

En total el proyecto ‘PEPPER’ tiene 3 años de duración y en él participan también las compañías Romsoft y Cellnovo Group, así como el Hospital Universitari Josep Trueta de Girona.

Capacidad de aprendizaje

El robot tiene capacidad de aprendizaje, recogiendo e incorporando todos los datos que recibe, y puede reconocer a las personas de manera muy precisa a través de sus sensores infrarrojos, que le permiten memorizar tanto los rasgos faciales como las medidas corporales de los humanos con los que interactúa, así como identificar su estado de ánimo, no solo por su expresión, sino también por los matices de su voz.

Hasta el momento, todas estas funcionalidades, que aún presentan algunos aspectos que mejorar, como, por ejemplo, la limitación de conversación con una sola persona, no se han aplicado más allá de la mercadotecnia y del entretenimiento o el ámbito comercial.

El objetivo de la empresa a partir del próximo otoño es desarrollar el software de Pepper, es decir, su sistema operativo y sus programas, para poder utilizarlo en la asistencia sanitaria.

Uno de los aspectos en los que se ha de trabajar es el guión de conversación que, de momento, solo incluye un “corpus básico” de palabras y expresiones.

A través de la colaboración con centros médicos y de las pruebas piloto con pacientes y profesionales de la sanidad, el objetivo es identificar necesidades concretas de los pacientes y los hospitales y crear los programas necesarios para satisfacerlas.

Acompañamientos a pacientes que han de estar aislados

Entre las ideas que el equipo de Barnola ha recibido de los distintos hospitales se encuentra el acompañamiento a menores inmunodeprimidos que han de vivir aislados o a niños que se asustan durante el proceso preoperatorio.

Pepper, cuya batería tiene una vida de doce horas a máximo rendimiento, también podría explicar a los pacientes ancianos de manera pausada y con el tiempo que los profesionales sanitarios a menudo no tienen las “pautas de cuidado y educación terapéutica” para sanar sus heridas o tratarse de una enfermedad.

Un robot que ayuda a los niños con diabetes

 

Fuentes:

1)  Periodista digital

2) El Periodico

3) euronews (en español)