Mousse es un término de origen francés que significa espuma. En la preparación de este tipo de postres se incorpora aire a la preparación lo que les da una textura ligera y esponjosa. Se puede elaborar el mousse con clara de huevo batida o nata montada, o añadiendo gelatina de sabores sin azúcar que logra estabilizar la receta. Al usar gelatina en lugar de nata aligeramos la receta sin por ello resta sabor. Verás que la textura es cremosa. Este mousse te puede servir como relleno de tartas o cupcakes.

Un truco cuando hagas mousse con nata es que la tengas bien fría en la nevera antes de montarla. Te quedará con mucho mas cuerpo que si está a temperatura ambiente.

Receta de mousse de fresas light

IngredientesMousse de fresas light

  • 1 sobre de gelatina de fresas en polvo. Hay marcas que tienen gelatinas sin azúcar de fresa con 0% materia grasa y unas 30 calorías.
  • 150 gr de fresas, en este caso puedes aprovechar también fresas que ya no están como recién cortadas, ya sabemos que las fresas suelen durar poco.  Este postre es ideal para a provechar esas fresas que una parte se ha puesto algo más blandida pero la fresa aún está comestible.
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharaditas de edulcorante
  • 1 yogur natural desnatado cremoso
  • Guardar algunas fresas para decorar

 

Preparación

Comenzamos preparando la gelatina. En un cazo ponemos 125 ml de agua, medio vaso. Esperamos hasta que comience a hervir.  Añadiremos el sobre de gelatina. Removemos para que se disuelva bien. Ahora añadimos poco a poco un vaso de agua fría.

 

Tendremos preparado un recipiente para dejar reposar la mezcla alrededor de una hora. En este tiempo nuestra gelatina cuajará.

En un bol añadimos las fresas, el yogurt desnatado cremoso y las cucharaditas de edulcorante. Trituramos todo hasta lograr una mezcla homogénea y cremosa.

Ahora volvemos a la gelatina que ya tenemos cuajada. Con la batidora y las varillas batimos la gelatina, lo que añadirá moléculas de aire a la mezcla y veremos que crece en tamaño. En este momento solo tenemos que añadir la mezcla de las fresas y el yogur que antes habíamos elaborado.

Ya tenemos nuestro mousse de fresa light, dividimos el mousse en cuatro copas o recipientes y a la nevera 60 minutos. Si quieres aligerar el tiempo (para comerlo antes), puedes tenerlo unos 20 en el congelador y 10 en la nevera. Bien fresquito resulta delicioso.

Fuente: OK diario