El huevo es una fuente de proteínas económica, que brida 70 calorías, menos de 1 gramo de carbohidratos, 4,5 gramos de grasa y 1 gramo de grasa saturada. Un huevo contiene vitaminas, minerales y cerca de 215 mg de colesterol. Esto último genera una discordia, ya que muchas personas creen que por lo mismo, por ser ricos en colesterol, los huevos son malos para la salud.

La ciencia cree en otra cosa: varios estudios han demostrado que el colesterol dietario (presente en el huevo) tiene poco efecto sobre el nivel de colesterol en sangre.

Esto no quiere decir que podamos comer huevo a destajo, ya que la respuesta de una persona al colesterol dietario es muy personal y está determinada por sus genes:

  • 20% de las personas no responde o responde poco al colesterol dietario.
  • 50% tiene una respuesta pequeña.
  • 30% responde y es especialmente sensible a alimentos ricos en colesterol.

El problema es que no existe un análisis fácil para determinar si eres sensible al colesterol o no, de modo que recomendamos ser cautos al usar huevos u otros alimentos ricos en colesterol.

Conclusión: No elimine los huevos de su dieta. Utilícelos con sabiduría o siga las pautas de la Asociación Americana de Cardiología: no más de 4 por semana. 

Fuente: Diabelife