INGREDIENTES (para 10 porciones)

  • 1 kilo de ricota
  • 2 yemas
  • 1 manzana
  • 2 cucharaditas de ralladura de naranja
  • 4 cucharadas de leche en polvo descremada
  • 3 cucharadas de edulcorante apto para cocción
  • 5 claras
  • 300 g de frutillas
  • Gelatina de frutillas (cantidad necesaria)

PREPARACIÓN

1- Mezclamos en un bol la ricota, las yemas, la manzana rallada, la ralladura de naranja, 2 cucharadas de leche en polvo y el edulcorante.

2- Batimos las claras a punto nieve.

3- Añadimos a la mezcla del punto 1, las claras batidas a nieve de una manera envolvente.

4- Vertemos la preparación en un molde desmontable, de 24 cm de diámetro, humectamos con aceite vegetal (en spray para usar lo menos posible) y espolvoreamos con el resto de leche en polvo que nos queda.

5- Horneamos a temperatura suave (180º) durante 1 hora.

6- Retiramos y enfriamos. Cubrimos con frutillas fileteadas  y disponemos encima una capa de gelatina a punto jarabe, es decir que no alcance a solidificarse.

7- Dejamos enfriar y desmoldamos.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (aproximada por porción)

  • Energía: 184 Kcal
  • Hidratos de carbono: 13 g
  • Proteínas: 18 g
  • Grasas: 7 g
  • Sodio: 218 mg

Genial, ya tenemos en nuestras manos un exquisito pie de frutillas sin haber usado ningún gramo de harinas blancas. ¡Bien por nuestra salud!

Fuente: Diabelife