Tenemos que remontarnos a principios de los años 20, y viajar hasta Toronto, Canadá, para encontrar a los padres oficiales de la insulina. Vamos a descubrir a 4 científicos a los que debemos agradecer el que todos las personas con diabetes hoy día podamos vivir tal y como lo hacemos.

Empezaremos con el Doctor Charles Best, quién en 1920 se encontraba en Toronto trabajando con el Doctor Frederick Grant Banting, encargado de la investigación. Estos doctores estaban estudiando el funcionamiento del páncreas.

Diabetes, insulina, diabetes tipo 1
Fotografía de Charles Best, uno de los descubridores de la insulina

     Esta investigación parecía que estaba cerca de encontrar algo importante así que, el responsable de las investigaciones de la Universidad de Toronto en aquella fecha, el Doctor John James Ricard Macleod, consiguió aumentar la financiación para seguir desarrollando la investigación.

El problema que estos investigadores encontraron fue la purificación del extracto pancreático (hoy día denominado insulina). Fue gracias al Doctor James Collip, que se encontraba becado en Toronto en 1921 estudiando el efecto del pH sobre la concentración del azúcar en sangre, que se consiguió una purificación suficientemente buena para empezar con la experimentación. Al poco tiempo se comprobó que todo funcionaba lo suficientemente bien como para crear un medicamento y así se hizo. Vendieron la patente a la Universidad de Toronto por 1 dólar, que a su vez la cedieron a distintas empresas farmacéuticas.

Diabetes, insulina, diabetes tipo 1
Fotografia de Frederick Grant Banting, uno de los descubridores de la insulina

     Dos años más tarde en 1923, Banting y MacLeod, recibieron el premio Nobel de Medicina. Posteriormente, Banting compartió tu premio con Best y posteriormente MacLeod hizo lo propio con Collip.

Desde entonces, se empezó a producir insulina de forma simultánea desde EEUU, Alemania y China.

Fuentes: