Se viene la hora de almuerzo y algunos pensamos primero en el postre antes que el plato principal.  Leche nevada. Así es, una deliciosa leche nevada que sólo necesita huevos, leche, un poquito de maicena y esencia de vainilla. Ingredientes sencillos que seguramente todos tenemos en nuestra casa (y si no tienes, ¿para qué están los vecinos?).

INGREDIENTES (para 12 unidades):

  • 4 huevos
  • 2 tazas de leche descremada
  • 1 cucharada raza de maicena
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 ½ cucharadita de sucralosa

PREPARACIÓN:

  1. Primero separamos las yemas de las claras.
  2. Calentamos las dos tazas de leche junto con la vainilla y una cucharadita de sucralosa.
  3. Diluimos la maicena en un poquito de leche fría para posteriormente mezclarla con la leche que se encuentra en el fuego.
  4. Agregamos las yemas a la mezcla anterior y cocinamos a fuego lento por 3 minutos.
  5. Mientras, batimos las claras a nieve y agregamos ½ cucharadita de sucralosa hasta que nos quede un merengue bien esponjoso.
  6. Ya teniendo nuestro merengue y salsa, vertemos un poco de la mezcla de la leche en moldes individuales y agregamos unos copos de merengue para posteriormente llevarlos a enfriar al refrigerador.
  7. PD: puede acompañarse  con un poquito de mermelada sin azúcar y almendras laminadas 😉

INFORMACIÓN NUTRICIONAL:

  • Calorías: 130
  • Proteínas: 10,1 gr.
  • Lípidos: 6,9 gr.
  • Hidratos de Carbono: 6,8 gr.

Listo, ya tenemos un rico postre para la cena o almuerzo del fin de semana. Un postre bajo en carbohidratos, sin azúcar y rico en proteínas, ¿qué mejor?

Fuente: Diabelife