Las personas con diabetes (tipo 1 o tipo 2), aún si se encuentra controlada, corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves de la gripe, que pueden resultar en internaciones y en algunos casos hasta la muerte. La neumonía, la bronquitis, las infecciones de los senos nasales (sinusitis) y las infecciones en los oídos (otitis) son algunos ejemplos de complicaciones.  La gripe también puede descompensar la diabetes, subiendo los valores del azúcar en sangre la mayoría de las veces; aunque también pueden aparecer bajas de azúcar si se come menos y no se ajusta la medicación. A su vez la diabetes descontrolada puede hacer que el sistema inmunitario esté menos preparado para luchar contra las infecciones. Por eso es importante seguir las pautas para los días en que está enfermo.

Aunque su nivel de azúcar en sangre está bajo control, tome estas medidas adicionales:

  • Asegúrese de continuar usando las pastillas o la insulina para la diabetes. No deje de tomarlas, incluso si no puede comer. Es posible que su médico le aconseje usar más insulina durante la enfermedad.
  • Controle la glucosa en su sangre cada cuatro horas y mantenga un registro de los resultados.
  • Beba líquidos extra (sin calorías), e intente comer como lo haría normalmente. Si no es posible, intente consumir comidas blandas y líquidos con la cantidad equivalente de carbohidratos que consume usualmente.
  • Pésese todos los días. Adelgazar involuntariamente es una señal de glucosa alta en la sangre.
  • Controle su temperatura todos los días en la mañana y la noche. La fiebre puede ser síntoma de infección.

Llame a su proveedor de atención médica, o diríjase a una sala de emergencia si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Se siente demasiado enfermo como para comer normalmente y no puede retener la comida por más de 6 horas.
  • Tiene diarrea severa.
  • Adelgaza `2,5 Kg.
  • Su temperatura es superior a 38,3 grados C.
  • Su nivel de glucosa en sangre es inferior a 60 mg/dL o se mantiene por encima de 250 mg/dL a lo largo de 2 mediciones.
  • Tiene cantidades moderadas o grandes de cetonas en la orina.
  • Tiene dificultades para respirar.
  • Tiene sueño o no puede pensar con claridad.

La vacunación es la mejor protección contra la gripe

EL Ministerio de Salud de la Nación Argentina y otros organismos como CDC recomiendan que todas las personas con diabetes se vacunen a partir de los 6 meses, contra la influenza.

  • Las vacunas inyectables contra la influenza están aprobadas para usar en personas con diabetes y otras afecciones de salud. La vacuna inyectable contra la influenza presenta una larga historia de registro de seguridad comprobado en personas con diabetes.

Las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 tienen un riesgo más alto de sufrir neumonía neumocócica debido a la gripe, por eso también se recomienda estar al día con la vacuna neumocócica.  Consulte para saber qué vacunas neumocócicas son recomendables para usted.

Tome acciones de prevención diarias para detener la propagación de la influenza:

 

  • Cúbrase la nariz y la boca con el codo o con un pañuelo al toser o estornudar y luego arroje el pañuelo a la basura;
  • Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial luego de toser o estornudar.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca (los gérmenes se diseminan de esta manera); y
  • Permanezca en el hogar si está enfermo, excepto para recibir cuidados de salud. Si contrajo una enfermedad con síntomas similares a los de la influenza, permanezca en su casa durante 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido (sin haber usado medicamentos antifebriles).
  • Las medidas preventivas diarias pueden protegerlo de enfermarse y, si se enferma, permiten proteger a los demás para que no se contagien.

Tratamiento de la influenza

  • Si se enferma y tiene síntomas de influenza, llame a su médico de inmediato, ya que se recomienda el tratamiento rápido si está infectado, se sospecha que lo está y presenta un riesgo alto de padecer complicaciones graves.
  • El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible, debido a que los antivirales son más eficaces cuando se inician dentro de las 48 horas después de la aparición de los síntomas. Pueden aliviar su enfermedad y hacer que se sienta mejor rápidamente. También pueden evitar problemas serios de salud. Estos medicamentos combaten la influenza evitando que los virus de la influenza desarrollen más virus en el cuerpo.

Fuente: CDC, OMS