Nancy Carreño y Daniel Sternik. armaron una fundación para concientizar a la sociedad.

Al igual que en el mundo y el resto de Argentina, los índices de diabetes en la provincia también asustan. A nivel local hay unas 50 mil personas con esta enfermedad, y la mitad no lo sabe. Y la proyección para dentro de 24 años también es negativa: para Sudamérica esperan que la cifra vaya de 29 millones a más de 40, mientras que para el mundo entero, la cantidad de casos pasaría de los 422 millones (estimados ya en el 2014) a 642 millones. Según la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de pacientes se cuadriplicó en los últimos 35 años.

La diabetes es una enfermedad “cardiometabólica” que se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que regula los niveles de azúcar en sangre), o cuando el organismo no puede utilizarla con eficacia. Es por ello que hay que prestar atención a los niveles de colesterol y presión arterial; otros dos elementos que también se equilibran con el ejercicio y son decisivos en la configuración de los factores de riesgo.

Ante este panorama, la médica especialista, Nancy Carreño explicó que tanto la diabetes como el resto de las enfermedades crónicas (obesidad, hipertensión, etcétera) crecieron a pasos ‘de atleta olímpico’ de la mano del sedentarismo y de la “evolución” y desarrollo de las comidas cada vez más ricas en grasas saturadas y azúcares refinados.

“Si a esto le sumamos muchas veces la falta de voluntad de las personas en general y la falta de educación en esta materia, se prevé un crecimiento expansivo. Por eso es necesario educar en salud, para poder cambiar nuestro futuro”, afirmó la doctora.

Como consecuencia, hace tres años, aproximadamente, creó junto a su compañero de consultorio, Daniel Sternik, una plataforma web para estar en contacto permanente con sus pacientes. Luego armaron una fundación -con soporte en un “aula virtual”- para ofrecer cursos y asesoramiento a chicos y padres; hasta que la propuesta fue bien vista por el actual gobierno.

La semana pasada firmaron con el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, un convenio para dictar capacitaciones para los docentes de toda la provincia.

“La sociedad tiene que mejorar sus hábitos para evitar las enfermedades y mejorar la calidad de vida. Pensemos que en el caso de la diabetes, el 80 por ciento de los casos se puede prevenir. Por eso la educación y la información sobre este tema es clave; lógicamente es más beneficioso mientras lo sepamos desde una edad más temprana, desde la escuela”, aseguró Carreño, para luego indicar que, según la Encuesta Mundial de Salud Escolar del 2012, en los últimos cinco años, en el grupo de adolescentes de 13 a 15 años, el sobrepeso subió del 24% al 28%, y la obesidad, del 4,4% al 5,9%. Además, la mitad de los estudiantes consume dos o más bebidas azucaradas por día, y sólo el 16,7% (de los alumnos consultados) realiza ejercicio al menos una hora por día.

“Si a esto le sumamos el hecho que en forma reiterada se les dice a los chicos que tendrán más energía y fuerza, y hasta serán más felices, si consumen tal o cuál producto comercial, no es difícil comprender por qué cada día somos más sedentarios y gordos. Por eso, necesitamos más voces y canales de comunicación para enseñarles que la salud se construye a partir de una buena alimentación, actividad física adecuada permanente y controles periódicos”, señaló la doctora puntana como un posible camino para mejorar los hábitos de las personas.