La mayoría de las personas que sufren de diabetes tienen, al menos, un conocimiento básico de lo que es la insulina y cual es su importancia. Por lo general, también tienen alguna comprensión sobre los mecanismos de acción de lainsulina y el glucagón, y de como estas dos hormonas funcionan de manera complementaria para mantener los niveles normales de glucosa en sangre. Los mecanismos de retroalimentación entre la insulina y el glucagón permiten explicar como la glicemia es regulada después de las comidas o durante periodos de ayuno. Sin embargo, existe otra hormona denominada amilina, que ayuda a mantener el balance entre los “picos” de azúcar, el equilibrio de la glicemia y la relación insulina/glucagón.

La amilina es una hormona del tamaño de un péptido, que es producida y liberada por las células beta del páncreas, las mismas que sintetizan la insulina. La amilina fue descubierta hace aproximadamente 25 años y aunque su mecanismo de acción no está completamente dilucidado, se reconoce su importante papel en la regulación de la glicemia. A continuación, revisaremos la evidencia científica sobre la amilina y por qué ha despertado tanto interés.

Se ha demostrado que la insulina y la amilina no sólo son secretadas por las mismas células beta del páncreas sino que son liberadas simultáneamente. La relación entre la secreción de insulina y amilina es 100:1. Ahora, ¿como se diferencian fisiológicamente estas dos hormonas? La función primordial de la amilina es prevenir los denominados “picos” de glucosa, inmediatamente después de las comidas. En términos generales, la insulina controla la entrada de glucosa a las células musculares y otros tejidos mientras que la amilina regula la rapidez con la cual la glucosa alcanza la circulación sanguínea. La amilina funciona de la siguiente manera:

  • Disminuye el apetito, actuando directamente en el cerebro durante la fase de digestión de los alimentos.
  • Disminuye el vaciado gástrico e inhibe la secreción de enzimas digestivas, con lo cual reduce la disponibilidad de glucosa para su transporte a la sangre.
  • Disminuye la producción de glucagón y, de esta manera, reduce el paso de glucosa a la sangre.
  • Amilina-880x340

Una de las preocupaciones de las personas con diabetes es que, aún cuando se inyecten la cantidad apropiada de insulina (y se administren adecuadamente otros medicamentos orales), siempre ocurren picos de azúcar que dificultan el control preciso de la glicemia. Se ha demostrado que las personascon diabetes Tipo 1, o con Tipo 2-dependiente de insulina, no producen amilina o tienen una producción deficiente. Esto es más evidente en el caso de la diabetes Tipo 1 ya que las células beta son destruidas debido a una reacción inmunológica, por lo cual no hay producción de insulina ni de amilina.

Las nuevas evidencias científicas parecen indicar que, en realidad, la diabetes (Tipo 1 o 2) está más relacionada con la producción de amilina y no de insulina. Considerando que los picos de glucosa son muy comunes en la diabetes Tipo 1, o en la Tipo 2 dependiente de insulina, es muy importante que consultes a tu Doctor en relación con los momentos más adecuados para inyectarte la insulina después de las comidas y minimizar así los picos de glucosa en sangre.