No son la panacea si tu objetivo es bajar de peso porque, en algunos productos, los fabricantes están sustituyendo la grasa de los alimentos por azúcar. Otro factor a considerar: “El mensaje de ‘bajo en grasas’ puede interpretarse como una invitación a darse un atracón, sin pensar en las calorías”, advierte la doctora Bonnie Taub, autora del libro “Read it before you Eat It”. Está claro: aunque elijas un alimento bajo en calorías no puedes comer más de lo que harías con su versión entera.

Ten en cuenta también que si eliminas toda la grasa de tu dieta, también te perderás las grasas buenas que te ayudan en tu objetivo de perder una talla Algunos estudios observan que una dieta rica en grasas monosaturadas (que contenga por ejemplo almendras) puede evitar la acumulación de grasa abdominal, una de las principales preocupaciones estéticas de las mujeres de cara al verano.

“La grasa es buena o mala según de dónde proceda”, indica la nutricionista Lauren Blaue. “Si combinas grasas e hidratos de carbono en la misma comida mantendrás estables los niveles de azúcar en sangre y evitarás las tentaciones de picar entre horas”, aconseja.

article-grasas-buenas-grasas-malas-57ac29e416652

Reparte la ingesta combinada de grasas e hidratos de carbono a lo largo del día: una tostada integral con margarina por la mañana, ensalada aliñada con aceite de oliva para comer y un poco de palta a media tarde, por ejemplo.

Lo que debes evitar

Hay un tipo de grasa que deberías considerar tu enemigo: las transartificiales (o trans), que aumentan el colesterol malo (LDL) y bajan el bueno (HDL). A diferencia de otras grasas no saturadas, que suelen tener efectos beneficiosos para la salud, estas han sido alteradas químicamente con un proceso llamado hidrogenación para que los productos que las contienen (por ejemplo algunas galletas empaquetadas) sean más fáciles de vender porque se conservan mucho más tiempo en las tiendas.
Desgraciadamente, a veces la legislación sobre el etiquetado no ponen las cosas especialmente claras. Una pista: intenta mantenerte alejada de los alimentos en cuya lista de ingredientes figuren aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados.

Por último, recuerda en todos los casos controlar la medida de las raciones, incluso en el caso de las grasas buenas. La grasa de cualquier tipo contiene más del doble de calorías que las proteínas y los carbohidratos. “A menudo la gente come los alimentos correctos, pero en demasiada cantidad”, señala la doctora Taub. El aceite de oliva es una de las causas de los problemas que detecta 240 ml de aceite tienen cerca de 2.000 calorías y es muy fácil pasarse de la ración aconsejada de dos cucharadas diarias si se usa a ojo.

Moraleja: en pequeñas dosis, la grasa es uno de tus mejores amigos de la dieta.

Fuente: Women’s Health – jueves, 11 de agosto de 2016