Por primera vez, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA)ha aprobado el uso de un sistema de monitorización continua de la glucosa (CGM) para reemplazar las pruebas de punción digital que sirven para determinar las dosis de insulina. Se trata del dispositivo Dexcom G5 (aún no disponible en Argentina) de cuyas características hablamos en otro post.

Los personas con diabetes todavía necesitan realizar análisis de sangre por punción digital 2 veces al día para calibración, pero serán capaces de basar sus cálculos de dosis de insulina directamente de los valores mostrados en el receptor o un teléfono inteligente aplicación del dispositivo.

La evidencia que apoya esta indicación proviene de dos estudios de 1 semana, incluyendo 130 adultos y niños mayores de 2 años y mayores en los que las lecturas del sistema se compararon con los valores del medidor de glucosa o sensor y una referencia de laboratorio. No hubo eventos graves reportados.

Los riesgos potenciales asociados con este uso del dispositivo incluyen hipoglucemia o hiperglucemia en los casos en que el dispositivo es el uso incorrecto o incorrecto del hardware. Por ejemplo, el uso sensor más allá del período aprobado 7 días.  Además, el uso de medicamentos que contengan acetaminofeno (paracetamol) puede llevar a lecturas falsamente elevadas.

Fuente: FDA Okays Use of Dexcom G5 CGM for Insulin Dosing, Miriam E Tucker. Medscape. 20 Dic. 2016