Consejos para una mejor convivencia cuando tu pareja vive con diabetes
pareja_cocina

La diabetes es una enfermedad que requiere de cuidados diarios y cambios en el estilo de vida. Cuando cuando tu pareja vive con diabetes, lo que le afecta a el/ella, también te afecta a ti. A pesar de que la responsabilidad mayor recae sobre quien padece la enfermedad, como compañero de vida, debes apoyarlo.

Si recién se enteran que uno de los dos es diabético, hay ciertos puntos que ambos, con la ayuda de su doctor o educador en diabetes, deben entender:

¿Cómo puedes ayudar a tu compañero de vida en su tratamiento? ¿Cómo hacer para tratar la diabetes día a día sin afectar la salud emocional de ambos?

Educación, comunicación y apoyo

Las claves para la convivencia de pareja cuando uno de los dos vive con diabetes se resumen en educación, comunicación y apoyo.

Conoce la diabetes. Educarte sobre la diabetes y comprender la enfermedad es la mejor manera de apoyar a tu pareja que vive con diabetes.

Si eres la persona encargada de comprar los alimentos o de cocinar en la casa, reúnanse con un nutricionista para establecer un plan alimentario que pueda ser de beneficio para el paciente diabético y la familia entera.

Comunicación efectiva. El diagnóstico de una enfermedad crónica de uno de los miembros de la familia, en especial de la pareja, puede ser más llevadero si ambos expresan con asertividad cómo se sienten ante este nuevo reto de convivir con una enfermedad que antes no existía entre ustedes.

Ambos deben tener presente que las fluctuaciones de azúcar en la sangre pueden provocar cambios en el humor. Un consejero, psicólogo o terapista de familia podría ayudarlos a manejar los sentimientos cuando ocurran diferencias.

La diabetes no debe ser el eje principal de la relación. La diabetes es solo un aspecto que comparten como muchos otros que comparten en su relación de pareja.

Los límites entre la enfermedad y la relación amorosa deben ser bien claros.

Apoyo sí, control NO. Apoyar a tu pareja en este nuevo estilo de vida es la mejor manera de demostrarle tu amor. Saber que hay alguien que entiende por lo que está pasando y está ahí a su lado día a día, es importante en su tratamiento. Pero debes cuidar el no cruzar la línea entre el apoyo y el control.

Servir de apoyo en su tratamiento no significa que le vas a hacer la vida, o te vas a convertir en el policía del cuidado de su diabetes (¡No puedes comer eso! ¡Esa es tu segunda copa de vino!). Es su salud, es su vida, solo tu pareja es responsable de llevar una vida saludable.

Como su pareja lo debes apoyar como lo apoyarías en cualquier aspecto de su vida, pero recuerda que es su cuerpo, es su salud.

Consejos para vivir en pareja con diabetes

Ayúdalo en la selección y preparación de alimentos saludables. Usen métodos de cocción como el asado, a la plancha o al vapor. La dieta de los diabéticos es la misma que la de cualquier persona que sigue un plan alimentario saludable. Eso quiere decir que un antojito de vez en cuando está permitido, siempre que lleve buen control de la glucosa.

Practiquen ejercicio juntos, la actividad física les ayudará a ambos en el control de peso y es buena para mantener el buen humor.

Preparen un plan de emergencia. Ambos deben conocer las señales del azúcar baja (hipoglucemia) y azúcar alta (hiperglucemia) en la sangre y saber cómo reaccionar.

Visiten juntos un grupo de apoyo para pacientes diabéticos. Ambos podrán beneficiarse de la información.

Info: