Internet ha generado una auténtica revolución en los sistemas de comunicación e información. En temas de salud se presenta como un amplio recurso que ofrece importantes posibilidades en la promoción de la misma. Cada vez es mayor el número de aplicaciones para profesionales y pacientes. En nuestra opinión y en la de muchos, la revolución electrónica va a marcar un antes y un después en la práctica médica. Internet tiene mucho que ofrecer a las personas con diabetes y a los profesionales sanitarios. En los buscadores internacionales como Google, introduciendo la palabra «diabetes» encontramos Cerca de 244,000,000 resultados (en 0.26 segundos). Si seleccionamos por idioma español Cerca de 25,300,000 resultados (0.31 segundos). Si usamos como palabras claves “diabetes información general”, Google arroja: Cerca de 723,000 resultados (en 0.30 segundos).

El clave se centra ahora en la calidad de la información y en el idioma. En Internet hay cosas muy buenas y cosas muy malas, y entre medio, de todo. Por ello es importante poder filtrar la información. Hay infinidad de recursos, de los que pocos son controlados por profesionales sanitarios, muchos son con intereses de mercado y algunos para productos de dudosa utilidad. Pocos tienen una actualización periódica y continuada. Y, por otra parte, aún es escaso lo que encontramos en castellano.