No siempre contamos con el tiempo y la energía suficiente para cocinar algo rico y saludable, especialmente cuando es de noche y cargamos con el agotamiento del día. Esto nos llevó a buscar ideas de cenas rápidas y nutritivas que dejarán en el olvido a esas comidas envasadas; ricas en sodio y químicos. Consultando con la Asociación Americana de Diabetes, encontramos 7 excelentes alternativas:

  1. Ten siempre en tu congelador filetes de pescados. Cuando quieras cocinarlos los puedes sacar del refrigerador la noche anterior para que se descongelen. Una manera saludable de prepararlos es a la plancha o al horno con un poco de aceite de oliva, pimienta y especias. Lo puedes acompañar con ½ taza de arroz integral (dependiendo de tu pauta nutricional) o un mix de hojas verdes a modo de ensalada.
  2. Prepara una ensalada como plato principal. Pica tus vegetales preferidos y sírvelos sobre una cama de hojas verdes. Añade un poco de pechuga de pollo rostizada y queso bajo en grasas. Puedes agregar una tostada integral con ajo o una porción de fruta.
  3. ¡Los tacos son una excelente alternativa! Rellena una tortilla de maíz integral con un poco de pollo desmenuzado, tomate, lechuga, cilantro fresco y frijoles negros. Por encima agrega un poco de yogurt natural bajo en grasas.
  4. Huevos revueltos para la cena. Acompaña un par de huevos revueltos con cebolla y pimientos (previamente cocidos). Agrega a la preparación una tostada integral con margarina libre de grasas trans.
  5. Prueba la pasta primavera. Agrega vegetales congelados durante los últimos 3 minutos de cocción de la pasta (preferentemente integral). Escurre el agua, agrega dos cucharadas de aliño light y pollo cocido en cubos. Recuerda consumir la cantidad de carbohidratos sugeridos por tu nutricionista.
  6. Mantén en el refrigerador verduras congeladas. Saltéalas con aceite vegetal, agrega un poco de camarones o pollo, y sírvelos sobre ½ taza de arroz integral o quínoa.
  7. Pan sin levadura con vegetales. Saltea vegetales congelados o frescos, ponlos dentro de un pan pita de trigo integral, agrega queso mozzarella bajo en grasas y rodajas de tomate. Hornea hasta que el queso se derrita.

Recuerda que si vas a realizar algún cambio en tu dieta, primero debes consultarlo con tu nutricionista para que evalúe de manera personalizada la mejor pauta nutricional para ti.

Fuente: Diabelife